Boca del Pozo, 40 años sin dejar de cantar por Emelec

La barra está de fiesta por las cuatro décadas y desde el cielo Giuseppe Cavanna Chávez también canta. 

25 de julio de 1980, Boca del Pozo, era una barriada de Guayaquil, pero a partir de esa fecha se hizo una pasión, una locura para apoyar al Emelec.

La Boca del Pozo, es decir Bombillo.

Tiene fama de nunca parar de cantar. “Es barra es pura pasión, es algo increíble, es poder sentir de cerca su apoyo. Cuando llegué a Emelec, sentir su apoyo fue increíble. Es uno de los mejores recuerdos que tengo en mi vida” dice el ex jugador del Emelec, Jefferson Montero Vite desde Inglaterra.

Un abrazo por los 40 años a todos los de la Boca del Pozo, nunca dejen esa esencia” expresó Montero.

Mientras que Pedro Mauricio Muñoz, ex jugador azul comenta: “Una cosa es escucharlos de las gradas, otra es estar en la cancha y saber que ellos nunca van a dejar de cantar. Mis felicitaciones por los 40 años”.

La barra fue fundada por el gran Giuseppe Cavanna Chávez, en un tradicional barrio guayaquileño ubicado en los bajos del cerro del Carmen. En sus inicios fue conformada por hinchas de Emelec que residían en los sectores aledaños del barrio de la Boca del Pozo, gente del cerro del Carmen, del Santa Ana y otros hinchas del norte de la ciudad. Estos empezaron a coger fuerza dentro de las populares hasta que lograron ubicarse en la parte baja del marcador central del estadio Modelo.

El fallecido Giuseppe Cavanna Chávez, fundó la barra hace 40 años.

El Ab. Federico Rabascall, es uno los referentes de la Boca del Pozo, que nos habla de los 40 años.

“Hace aproximadamente 9 meses empezamos a planificar los festejos por los 40 años de la barra. Estos siempre son en los bajos del cerro del Carmen, lugar donde nació la Boca del Pozo. Por lo general hacemos una concentración popular, contamos con la presencia de los jugadores de Emelec, toca la murga y salimos en caravana por las calles de Guayaquil. A nuestras celebraciones acuden cerca de 5.000 emelecistas ya que celebramos a la barra y a la ciudad”, dice Rabascall recordando como eran las celebraciones ante del Covid 19.

Giuseppe Cavanna Orellana, líder de la barra e hijo del fundador de la barra, lleva a Emelec y las canciones de la Boca del Pozo en la sangre desde que nació y habla de los 40 años de la bullanguera fanaticada: “Es muy emotivo para la barra celebrar con pirotecnia, murga y banderas en la antigua casa de mi familia donde nací y crecí en las calles Córdova y Manuel J. Calle en los bajos del cerro. Aquí nació todo, mi padre sacaba los bombos del Colegio Huancavilca para llevarlos al estadio y de aquí salían los buses para los viajes. La Boca vino del Cerro.”

“Para este año, las restricciones por prevención del contagio de la pandemia afectaron pero nos hemos adaptado a la flexibilidad de las medidas y cambiamos nuestra agenda. Estamos haciendo tres reuniones presenciales cada semana procurando mantener el distanciamiento social y con los equipos de protección personal.

Esta semana encendimos pirotecnia organizada en el barrio de la Boca del Pozo para rendir homenaje a Giuseppe Cavanna Chavez, fundador de este legado, y en los exteriores del estadio para dar inicio a la celebración. También hemos preparado un concierto live en instragram con Davo Herrera que cantó en la explosión azul, estamos grabando entrevistas cortas a los líderes de los grupos, tenemos el lanzamiento del nuevo diseño de la página de la barra y como punto final el día 25 de julio haremos un conjunto de parrilladas en un espacio abierto muy amplio con un máximo determinado de miembros por grupo para poder garantizar el distanciamiento social.” Comentó Federico Rabascall.

 

Fuente: Diario Extra

Dejar Comentario