La FIFA le hace una nota a Esteban Dreer, el mejor arquero del país.

Esteban Dreer portero del Club Sport Emelec y de la selección Ecuatoriana fue entrevistado por la FIFA y le hizo una reveladora nota, aquí la reproducimos.

El portero argentino Esteban Dreer ha recorrido un largo camino desde el primer semestre de 2009. Ahora con el objetivo de un lugar en la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018 con el país adoptado Ecuador, fue en un momento sin un club y sin dinero, y Pasó sus días entrenando con otros agentes libres.

“Había estado en préstamo durante un año y medio en Lituania, y aunque sólo jugué durante los últimos cuatro meses, nunca pensé perder mi lugar en el Arsenal, mi equipo en Argentina”, dijo el jugador de 35 años Dijo al FIFA.com . “Eso fue a finales de 2008. Después de las vacaciones, mi agente me sugirió comenzar a entrenar en un centro de rendimiento de élite con otros jugadores que estaban fuera de contrato. Así que lo hice.”

Como Dreer fue a revelar, el desafío se convirtió en un mental: “Aunque no jugar cuando fui por primera vez a Lituania y yo estaba en mi suerte, terminé participando en los partidos de clasificación de la Liga de Campeones, la Copa de la UEFA y yo Ganó la liga. Y de allí fui a mi esposa lavando mi ropa, a mi propia bolsa y jugando contra otros jugadores solteros o entrenando con equipos profesionales “.

El dinero también era corto, ya que explicó: “Pude comprar un apartamento con lo que había ahorrado, pero no me quedaba dinero y tuve que pedir prestado. Yo vivía bastante lejos del campo de entrenamiento y había momentos en que ni siquiera tenía suficiente dinero para el peaje, pero nunca dejé de entrenar o creer en mí mismo. Incluso fui cuando estaba enfermo. “

Cuando la ventana de transferencia reabrió, recibió ofertas de clubes de la tercera división. Sin embargo, Dreer puso su mirada más arriba que eso. Después de jugar en un partido contra Lanús, que fue tercero en la liga en ese momento, una oferta que cambió de carrera vino del club ecuatoriano Deportivo Cuenca: “Ellos vinieron a verme jugar contra un equipo de agentes libres, pero contra Lanus jugé bien Y ganamos 1-0. Fue entonces cuando me hicieron la oferta. No era mucho dinero, pero valía la pena jugar y funcionó bien para mí “.

En el primer puesto,Dreer se impuso rápidamente en Ecuador, ya que Cuenca pasó de los rider a los subcampeones: “Después de seis meses dije a mis compañeros: ‘Voy a jugar para la selección nacional y yo’ Voy a cantar el himno nacional ecuatoriano “.

Fue una ambición que creció después de que Dreer se trasladó a Emelec en 2011, cuando sacó la nacionalidad ecuatoriana. Fue allí donde conoció a Gustavo Quinteros, actual entrenador del Tri , con el que ganó dos títulos de liga y fue elegido portero del año en 2013 y 2014.

No fue de extrañar, entonces, cuando Quinteros nombró a Dreer en su primer equipo de Ecuador en marzo de 2015, o cuando el guardián fue a la Copa América en Chile ese año, o cuando hizo su debut internacional en noviembre, sustituyendo al lesionado Alexander Domínguez en un partido de clasificación para la Copa Mundial contra Venezuela.

Apodado El Rifle , Dreer hizo la camiseta No1 en octubre de 2016, momento en el que el comienzo eléctrico de Ecuador para los clasificatorios de Rusia 2018 se había convertido en un recuerdo lejano y Quinteros estaba buscando inyectar sangre nueva en el equipo.

Derrotados en sus dos clasificatorios en marzo, La Tri se ubica sexto en la tabla, a la deriva de los cuatro lugares de clasificación directa y la ranura de play-off.

Dreer en Dreer

  • Razones para convertirse en un guardián: “Por convicción, pero cuando tengo 40 años y me retiro voy a ser un No8 para poder mostrar mis habilidades de vinculación y marcar algunos goles”.
  • Héroe de la infancia: “Carlos Navarro Montoya. Yo tenía 13 años y solía ir a la Bombonera, estar detrás del gol donde guardaba y copiar cómo jugaba la pelota con los pies, algo que ahora hago bastante bien “.
  • Jugadores favoritos de hoy: “[Manuel] Neuer y [Marc-Andre] Ter Stegen, por la forma en que juegan con sus pies. Ellos saben qué hacer cuando reciben un back-pass. Son como un jugador de campo extra. “
  • Lo que lo mantuvo en marcha cuando los tiempos eran difíciles: “Mi esposa Mariela, mi hijo Felipe y mi fe en Dios”.

“Cuando miro la mesa me pone enojado y triste”, dijo Dreer. “Todo cambió cuando perdimos en casa ante Colombia. Fue un shock para nosotros. Habíamos perdido en Paraguay, pero habíamos jugado bien y estábamos relajados. No jugamos bien contra Colombia. Tal vez sólo pensamos en volver a ganar maneras, así como. “

El tiempo se agota para Ecuador, que tiene un viaje a Brasil y una fecha de inicio con el Perú subiendo. “Jugamos bien en Argentina, Uruguay y Paraguay”, dijo el arquero. “Así que, con todo el debido respeto a Brasil, cualquier cosa podría suceder”.

“Sin embargo, tenemos que ganar en Quito”, agregó. “Si podemos sacar cuatro puntos de esos dos partidos, vamos a entrar en los partidos de cierre con una oportunidad. Con los jugadores que tenemos y el fútbol que jugamos, este equipo lo merece “.

Como el destino lo tendría, Ecuador jugará a Argentina en Quito en su calificación final, un juego que podría ser decisivo. No hay duda de que Dreer está de alguna manera en conflicto cuando el partido llega, sin embargo: “Yo sé dónde están mis lealtades. Yo nací allí, pero en términos de fútbol le debo todo a Ecuador. Es gracias a este país que hoy soy un profesional. Daré mi vida para que hagamos la Copa del Mundo “.

Dejar Comentario